Aquí cambiamos de tema ¡de buenas a primeras!

Feeds RSS
Feeds RSS

miércoles, 9 de agosto de 2017

Casi inmortales II


Como ya contábamos, estos días (del 9 al 13 de agosto de 2017) tiene lugar en San Diego (California) el festival RAAD: Revolution Against Aging and Death, del que nos hablaba José Luis Cordeiro.

Durante la entrevista en el programa Cuarto Milenio, Iker Jiménez le preguntó si creía que hay poderes a los que no les interese esta revolución, ni que esto llegue al gran público, a lo que Cordeiro respondió afirmativamente, pero dijo estar seguro de que todos estos avances se vivirán en los próximos 30 años y que los tratamientos se democratizarán, llegando a estar al alcance de todo el mundo. Su deseo es que este tema se conozca y que la sociedad apueste por ello e invierta en las tecnologías que no solo nos convertirán en inmortales, sino que además rejuvenecerán a todos los que se sometan a los tratamientos. Esto logrará que todos vivamos muchos más años sanos y jóvenes, que estemos en pleno uso de nuestras facultades, que la sociedad sea mejor y que la muerte sea una opción. Para ello cuenta con convencer a todos aquellos médicos y científicos que los miran con recelo, que no creen en los avances que, según él, ya se están realizando a día de hoy, y les pide que abran la mente, porque solo así podrán ser mejores médicos. Cordeiro está convencido de que estamos en la época que verá la última generación mortal y la primera inmortal, que son los mejores tiempos para estar vivos, porque pronto conseguiremos vivir eternamente jóvenes y asegura que en 2045 asistiremos a la muerte de la muerte.

https://twitter.com/navedelmisterio/status/879082827370950657
Un momento de la entrevista.

Cordeiro no es el único científico que cree que rejuvenecerá y será inmortal. Son muchos los que están seguros de que no van a morir. David Wood piensa que hay un 50% de posibilidades de que en el año 2040 seamos inmortales. Valerija Udalova (científica de KrioRus) cuenta que tienen a 53 personas criopreservadas, muchos más contratos para el futuro y que ella misma se va a criopreservar para ser reanimada en el futuro. Max More dice que en el futuro nadie tendrá edad y que, incluso la gente que cree que envejecer es bonito, elegirá no hacerlo. Aubrey de Grey contempla la posibilidad de que la gente muera por accidentes inusuales, nuevas enfermedades que aún no tengan cura o por guerras, pero que la mayoría podrá vivir cuanto quiera.

¿Están en lo cierto o se equivocan?

Una importante parte de la comunidad científica no cree que los avances que se están consiguiendo lleven hacia la juventud eterna y la inmortalidad. Los médicos piensan que puede aumentarse la longevidad y dar mayor calidad de vida a las personas durante más tiempo, pero no revertir el envejecimiento real ni, mucho menos, llegar a ser inmortales.

En un mundo donde sus habitantes se multiplican exponencialmente pese a los bajos índices de natalidad de algunos países, los millones de muertes por epidemias y hambrunas (que siguen asolando el hemisferio sur), las guerras, las enfermedades incurables, los accidentes y las alarmas sanitarias que saltan cada cierto número de años; la superpoblación sigue suponiendo un grave problema que no tiene visos de solucionarse. Estamos en un planeta que se agita con huracanes, tornados, terremotos, maremotos y erupciones volcánicas; donde el cambio climático sube la temperatura cada año, derritiendo los polos, elevando el nivel del mar, desertizando amplias regiones y provocando catastróficas inundaciones en otras. En medio de todo ello nos encontramos también con los problemas sociales y económicos derivados de las crisis que han azotado a los países desarrollados, mientras los que siguen en vías de desarrollo viven en una crisis perpetua que los obliga a emprender migraciones forzosas. El endeudamiento, el empobrecimiento, la preocupación por el empeoramiento de las condiciones laborales y de los salarios, la pérdida del empleo y la escasa esperanza de reincorporarse al mercado laboral a edades todavía jóvenes, el temor a no poder pagar el alquiler o ser desahuciados, el miedo a no llegar a cobrar una jubilación cuando acabe nuestra vida laboral, todo ello pesa sobre nuestras cabezas como una espada de Damocles.

https://www.youtube.com/watch?v=02BE4E6w8EQ
La contaminación y el cambio climático amenazan el planeta.

Claro que querríamos ser todos jóvenes, sanos y vivir mucho tiempo… pero ¿se puede en estas condiciones? ¿Puede nuestro planeta o un sistema social y económico proporcionar el trabajo, el alimento, la casa, la sanidad y el bienestar necesarios para que todos vivamos ese sueño? No me cabe duda de que ellos, los que creen en la inmortalidad, también lo han pensando y que, entre sus planes, cuentan con que se crearán bases espaciales y habitaremos Marte y otros planetas. ¿De verdad en el 2045 será así?

Dicen que viviremos en un mundo sin edad, donde nadie querrá envejecer y donde lo popular será ser eternamente jóvenes. Ya estamos en ese mundo en el que nadie quiere envejecer. En nuestra sociedad actual ya sufrimos suficientes presiones para mantenernos jóvenes el máximo tiempo posible, porque en nuestro mundo occidental la idolatría hacia la juventud llega a límites insospechados, la tiranía de la juventud se impone; la culpabilización, la humillación, la frustración y, finalmente, la invisibilidad que sufren millones de personas al ir envejeciendo (sobre todo las mujeres) nos obligan a intentar retrasar la llegada de las arrugas y demás signos de envejecimiento con la cirugía estética y con miles de dólares invertidos en cremas “milagro”. Es la cosmética la que se lleva una sorprendente parte de nuestro dinero. Al ser ya innecesario comprar cremas antiarrugas (puesto que nunca aparecerá una en nuestro rostro), ni someternos a tratamientos estéticos convencionales ¿los grandes del sector se quedarán cruzados de brazos mientras sus negocios se vuelven obsoletos? Lo más sensato sería unirse a las terapias de eterna juventud que nos ofrecen estos científicos, pero ¿lo harán? ¿O tomarán el camino de otras grandes compañías que siguen comprando patentes de inventos para guardarlos en un cajón y que no vean la luz?

Nunca he dado mucho pábulo a los conspiranoicos pero, en caso de alcanzar la juventud eterna ¿nos permitirán los grandes poderes que mueven el mundo acceder a todo lo conseguido por los científicos o lo dejaran en secreto para ellos solos?
https://www.flickr.com/photos/jamescridland/613445810
La superpoblación.

Por suerte ya han pasado los tiempos en que los grandes conquistadores querían someter bajo su mandato a toda la tierra conocida… ¿o no? No quiero imaginarme si hubiesen tenido acceso a esa tecnología y se hubiesen convertido en inmortales personajes de la talla de Alejandro Magno, César, CarloMagno, Carlos V, Napoleón y Hitler. ¿Hasta dónde habrían llegado sus disputas por el control mundial siendo inmortales y contemporáneos?

Desde que los Homos se dieron cuenta de lo que suponía realmente la muerte, se hicieron las primeras preguntas transcendentales  y descubrieron la “protofilosofía” o la “protoreligión” nos hemos preguntado que había en el más allá. Las grandes religiones han intentado dar respuesta y son muchos los que creen que nos reencarnaremos o que resucitaremos llegado el momento; otros confían en reunirse con su dios y sus familiares perdidos en un lugar mejor  y los, cada vez más numerosos, ateos creen que no hay nada.

¿Sabrán los científicos cómo reanimar a los criopreservados una vez  haya llegado la fecha en la que pidieron ser “despertados”? Porque hasta el momento, o por lo menos que se sepa, no se ha reanimado a ninguno. Y de lograrlo con éxito ¿serán ellos mismos? ¿Seguirá su alma (si es que tenemos alma) habitando un cuerpo muerto y congelado durante décadas o cientos de años?

Mientras todo esto sucede, los parapsicólogos siguen haciéndose preguntas, persiguiendo fantasmas, grabando psicofonías, intentando comunicarse, por medios tradicionales o utilizando la más alta tecnología, con el más allá.


En una cosa tiene Cordeiro razón y es que este tema no merece discusión. La respuesta nos llegará dentro de 30 años y podemos esperarla tranquilamente (los que sigan aquí, sería muy triste morir a un paso de conseguir la inmortalidad), el tiempo pasa demasiado deprisa, pero no tendremos ya que preocuparnos por los años cumplidos, porque en 2045, tengamos la edad que tengamos, nos rejuvenecerán y tendremos toda la vida por delante… ¿o no?

https://pixabay.com/es/la-tierra-mundo-550157/
La Tierra.


4 comentarios:

Paco dijo...

Hay que pensar seriamente si de verdad se quiere vivir para siempre. Vivir más tiempo quizás sea más fácil de aceptar pero ¿cuánto?
Otra pregunta que hay que hacerse sobre el asunto es, si nadie muere, ¿dónde vamos a caber? La tierra se nos va ha hacer pequeña en nada y la exploración espacial está muy en pañales.
Para controlar la cantidad de población que habría se tendría que controlar la natalidad...
La comida ya es un problema actual. Hace tiempo leí que ya hay granjas de insectos para producción de comida humana. Eso, ya de por sí, da que pensar.
Los que tengan acceso a la inmortalidad, serán los que puedan pagarlo. El resto de los mortales... pues eso, mortales.
Casi me da más miedo los avances tecnológicos que esto. La IA va muy rápido... demasiado para mi gusto.
Paco.

Sergio dijo...

El tio q esta con iker le dijo que el nunca va a morir y lo dijo todo convencido. En septiembre temporada 13 milenarios.
El indice de natalidad a bajado mucho cada vez nace menos gente. Por la crisis. Si conseguimos la,inmortalidad no podra nacer nadie mas. Eso habria que pararlo.

Marife dijo...

De verdad que exista gente así....parece mentira...oye y se cree su propia mentira...no hay nada como no querer ver...pero ya despertará cuando esté sentadito y con los achaques de la edad a sus espaldas...

Ángeles dijo...

El sueño de la inmortalidad y de la eterna juventud es tan antiguo como la propia humanidad, y así se refleja en leyendas, narraciones, películas...Así que no me extraña que siga habiendo personas que se empeñan en perseguir ese sueño, y más hoy día en que las circnstancias son, en teoría, más favorables, por la cuestión de la tecnología disponible, los mayores conocimientos, etc. Pero creo que la cosa no puede pasar de un sueño, de una teoría, porque llevada a la práctica podría ser, paradójicamente, el fin de la humanidad.

Publicar un comentario

Muchas gracias por leer este blog. Deja tu comentario, por favor :-)