Aquí cambiamos de tema ¡de buenas a primeras!

Feeds RSS
Feeds RSS

jueves, 21 de septiembre de 2017

La librería de los finales felices.


Sara es una joven sueca que se cartea con Amy una anciana de un pueblecito de Iowa. Ambas comparten su pasión por los libros, se recomiendan lecturas y se intercambian ejemplares.

Después de dos años de amistad, Sara decide viajar a Broken Wheel para conocer a Amy, pero al llegar descubre que la anciana ha muerto. Los habitantes del pueblo acogen a Sara como la invitada de Amy. La muchacha es una desconocida para ellos, pero Sara sabe todo lo que hay que saber sobre Broken Wheel y sus habitantes gracias a las cartas de Amy. Viviendo en la vieja casa de Amy sin tener a quien pagar el alquiler y siendo invitada por todos, Sara decide hacer algo por el pueblo y abre una librería con los miles de libros de Amy. Todo parece apuntar al fracaso, pues Broken Wheel no es lectora, pero la rivalidad con el pueblo vecino y las ganas de ayudar a Sara, convertirán la librería en un éxito.

La librería de los finales felices de Katarina Bivald es la historia de Sara y su pasión por los libros. Acostumbrada a ser un personaje secundario en su propia vida, no vive en la vida real, sino en las páginas que devora, para ella un libro siempre es la mejor compañía y un escudo que la salva de los demás. Ambientada en un pueblecito imaginario en total decadencia, Sara se convierte en la novedad, en lo que les queda de una querida vecina que han perdido. Desde el humor de Bridget Jones hasta el  consuelo que le proporciona Cándido, por toda la obra planea el gusto por la literatura y las librerías, las referencias a muchas obras y autores y la creencia de que cada persona tiene su propio libro.

Elegí esta novela por el precioso título que tiene, pensé que algo maravilloso tenía que esconderse entre las páginas de La librería de los finales felices, pero la primera desilusión vino cuando descubrí que no tenía nada que ver con su título original, que es, simplemente, el nombre del pueblo imaginario de Iowa. La lectura es entretenida, aunque desigual. Lenta en algunos capítulos, no exprime al máximo todo lo que podría sacar de la gran cantidad de referencias literarias que maneja, se espera más de la protagonista, de los personajes que la rodean y de la historia de amor que, en lugar de ser romántica, te deja la sensación de haber sucedido por pura inercia. Al final resulta un libro al que le sobran páginas.

https://www.casadellibro.com/libro-la-libreria-de-los-finales-felices/9788408132608/2358474

domingo, 10 de septiembre de 2017

Jane Austen. El bicentenario II


Su vida transcurrió en el rígido mundo georgiano que desaparecería bajo la fuerza del romanticismo y la influyente y larga época victoriana. Desde muy niña empezaría a escribir con una fina sátira que iría perfilando a lo largo del tiempo tiñendo todo con la ironía que la caracterizaba. La influencia de su hermana Cassandra fue decisiva para dar el paso entre los textos satíricos que componía por mero entretenimiento y la redacción de sus novelas. La estrecha relación que mantenía con ella se hacía patente en sus obras (como en Orgullo y prejuicio y Sentido y sensibilidad donde las hermanas eran, además, las mejores amigas), aunque con el tiempo sus protagonistas pasarían a estar solas frente al mundo (Mansfield Park y Persuasión).
Edición ilustrada de "Northanger Abbey" adquirida en una de
las librerías de Charing Cross (Londres).
Cortesía de Ángeles.

En su época hubo un resurgimiento de la novela, pero se discutía sobre si era o no un género literario, ella la defendía y se mostraba orgullosa de afirmar que toda su familia leía novelas. Hoy en día consideramos que Jane Austen inició la novela moderna, mezclando la corriente pedagógica e irónica propia del siglo XVIII con el primer romanticismo.

http://www.abebooks.com/
Edición de "Orgullo y prejuicio" (1894).
http://www.abebooks.com/
Sus obras trataban del amor, los buenos modales y la importancia del dinero y las diferencias de clase. Los asuntos más superficiales podían cobrar especial relevancia, pero la didáctica siempre estaba presente y la ironía servía para ridiculizar a los personajes más conservadores. Muchos críticos han afirmado que Austen es conservadora, pero en los últimos tiempos se ha hablado de la reivindicación que hizo en algunas de sus obras sobre la necesidad de la educación femenina y la aparición de un nuevo modelo de mujer que no cultivara solo los talentos que se esperaban de una buena esposa y madre. No se le podría dar el calificativo de feminista, pero en ella ya había un inconformismo con el papel que las mujeres jugaban en la rígida sociedad de la época.

https://imagesonline.bl.uk/
Tras publicarse las obras de Jane Austen,
la familia presumió de que la joven tenía tanto
talento que escribía del tirón y sin tachones, cosa
que puede desmentirse al ver sus manuscritos.
https://imagesonline.bl.uk/
Jane se inspiraba en la vida cotidiana y era una observadora nata, capaz de quedarse con todos los detalles y llevarlos a su narración.  Gracias a la posición de su padre, párroco anglicano, conocía a mucha gente, escuchaba muchas conversaciones y estaba al día de todo lo que ocurría en su entorno. Sus propias vivencias personales (la amistad con su hermana, el progresivo empobrecimiento y la difícil relación con su hermano mayor heredero de una gran fortuna a cuya merced quedaron tras la muerte de su padre) y la observación de lo que acontecía en su época la dieron material para ironizar y criticar en toda su obra.

Jane Austen tuvo éxito en vida, pero, durante buena parte del siglo XIX fue prácticamente olvidada. Tuvo que pasar bastante tiempo para que se reconociera su genio, su ironía y su perspicacia. Sir Walter Scott alababa Emma, y Austen admiraba a Scott ya que hacía que sus heroínas lo leyeran y elogiaran (Sentido y sensibilidad y Persuasión). Las críticas negativas vinieron de la mano de Charlotte Brontë y de Mark Twain, este último llegó a afirmar que una buena biblioteca no debía tener ningún libro de Jane Austen. 

Actualmente se la considera una de las figuras clave de la literatura universal.

https://imagesonline.bl.uk/
Escritorio portatil de Jane Austen que se conserva en la British Library.
https://imagesonline.bl.uk/



Todas sus novelas han sido llevadas a la gran pantalla, también se han rodado películas inspiradas en su vida y series de gran éxito que rinden homenaje a sus obras. Bajo su influencia, por imitación, tributo o actualización se han llevado a cabo adaptaciones como la serie Lost in Austen cuya protagonista, enamorada del universo creado por nuestra escritora, encuentra una puerta temporal que la lleva a Orgullo y Prejuicio e intercambia su papel con la verdadera Elizabeth Bennet, teniendo la oportunidad de conocer a su amado Darcy, lo que generará cambios en la historia original; la película musical al estilo Bollywood, Bodas y prejuicios, que actualiza la historia y la traslada a la India; la novela y posterior serie La muerte llega a Pemberley que centra la acción entorno a un asesinato que tiene lugar en la famosa finca del señor Darcy; la novela y posterior película En tierra de Jane Austen (Austenland), donde la protagonista, una fan de nuestra escritora, gasta todos sus ahorros para acudir a una especie de parque temático de Jane Austen, donde todos van disfrazados y se imita el modo de vida, los modales y los acontecimientos de sus novelas; el musical First impressions en el que Jane revisa la novela Orgullo y Prejuicio ( First impressions fue el título provisional que le puso la autora) y los personajes se desarrollan ante ella, llegando a tener que reprenderlos por sus actitudes, eso sí, con canciones y bailes; la famosa Orgullo y prejuicios y zombis en la que Inglaterra ha sido tomada por los zombis y las hermanas Bennet luchan contra ellos haciendo uso de las artes marciales y las armas. Han habido continuaciones de Orgullo y prejuicio e incluso una trilogía donde el señor Darcy es el absoluto protagonista: Fitzwilliam Darcy, un caballero

Pero si hay un personaje tributo a la obra de Jane Austen que ha logrado erigirse en icono de la literatura actual esa es Bridget Jones de la que ya hemos hablado varias veces aquí y que no es más que una reinterpretación en clave jocosa y torpe de la Elizabeth Bennet de Orgullo y prejuicio, incluyendo a su amado señor Darcy.

Como decíamos al principio, el bicentenario está repleto de actos, conferencias y novedades en los museos y en los festivales que se celebran en su honor, pero además de las preciosas reediciones de sus obras, también se están publicando estudios sobre su figura, alguno de ellos bastante polémicos. En uno se retoma la idea de Lindsay Ashford, autora de la novela La misteriosa muerte de Jane Austen, donde afirmaba que Austen fue envenenada con arsénico. Los científicos que han estudiado el tema aseguran que, si bien es cierto que se ha encontrado arsénico en sus gafas y que su progresiva pérdida de visión pudiera deberse a ello, rechazan la teoría de su envenenamiento ya que era frecuente en esa época que los cosméticos y las medicinas contuvieran esta sustancia. En otro estudio se ha investigado la estrecha relación de Jane con su hermana Cassandra, y han concluido que nuestra escritora era lesbiana, opinión que no comparten los estudiosos de su figura.

https://hablandodejaneausten.com/2017/01/20/una-imagen-grabada-de-jane-austen-dispara-cuatro-billetes-de-5-libras-a-un-valor-de-50-000/
Grabado del artista Graham Short.
http://www.bbc.com/mundo/noticias-38491538/embed
Polémicas aparte, también han tenido lugar gestos muy bonitos que han entusiasmado al público como el del artista Graham Short que ha grabado un pequeño retrato de Jane Austen en cinco billetes de cinco libras que ha gastado en diferentes ciudades de Reino Unido, consiguiendo que los amantes de la literatura y los coleccionistas se lanzaran a la “búsqueda del tesoro”.

El banco de Inglaterra, además de crear una edición limitada de monedas de dos libras dedicadas a Austen, ha presentado en la catedral de Winchester un nuevo billete de 10 libras con el retrato que hizo Cassandra de su hermana Jane que se pondrá en circulación en septiembre.

https://hablandodejaneausten.com/2013/07/24/confirmado-el-banco-de-inglaterra-elige-a-jane-austen-para-su-billete-de-10-libras/
Nuevo billete de 10 libras con el retrato de Jane Austen.

Pero Jane Austen no solo brilla en el firmamento literario, sino que también lo hace en el cielo desde que se decidió que los cráteres del planeta Venus (la diosa romana del amor) tuvieran todos nombres de mujer. Venus es el segundo objeto más brillante del cielo, al que también se le llama estrella de la mañana o Lucero del Alba y estrella de la tarde o Lucero Vespertino y se le conoce desde la prehistoria. Así que, en este planeta tan especial, nombrado como la diosa del amor, no podía faltar un homenaje a la escritora que hizo del amor la temática principal de sus hermosas novelas.


viernes, 1 de septiembre de 2017

Jane Austen. El bicentenario I


En varias de esas webs literarias que, afortunadamente, abundan en las redes, han hecho una clasificación con los más famosos comienzos de las joyas de la literatura universal y, por supuesto, uno de los primeros puestos siempre lo ocupa aquella frase, en forma de mandamiento social, que plasmaba Jane Austen en su obra más célebre: Orgullo y prejuicio.

Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

http://www.bbc.co.uk/programmes/p01sf9ly/p01sds21
http://www.bbc.co.uk/programmes/
p01sf9ly/p01sds21
Página inicial de la edicion de
 "Orgullo y prejuicio" de 1813.
Se cumple ahora el 200 aniversario de la muerte de esta maravillosa escritora y los actos se suceden en Inglaterra. Somos millones los lectores que la consideramos una de las mejores escritoras de todos los tiempos.

En su época, se la conocía como “la señorita que escribe”. Eran muchas las mujeres que lo hacían sin llegar a nada, y no todas adolecían de falta de talento, pero era sabido que la inclinación de una joven hacia la escritura no podía ser más que una afición pasajera mientras lograba su verdadero propósito en la vida, que no era otro que casarse y tener hijos. Algunas de esas mujeres se lo tomaban mucho más en serio de lo que los hombres imaginaban, pero llegaba un momento en el que sus obligaciones como esposa y madre (es decir, llevar una casa, tener muchos hijos y cuidar de ellos y del marido) les quitaba el tiempo y las fuerzas necesarias para continuar con lo que el esposo consideraba una distracción que la apartaba de las tareas a las que estaba destinada. Jane pudo seguir con su “distracción” porque no llegó nunca a casarse. Se sabe que tuvo un amor de juventud, que en una ocasión la familia intentó emparejarla (ante el horror que suponía que se quedara soltera), arreglo que ella rehusó, y que, tiempo después, llegó a aceptar una proposición de matrimonio para al día siguiente romperla. Sin embargo, se han descubierto recientemente dos certificados de matrimonio a nombre de Jane Austen en los archivos del registro civil de Steventon (localidad donde nació), pero los expertos han rechazado la idea de uno (o dos) matrimonios secretos de la escritora, a la que ni siquiera se le conoce un gran amor. Al parecer, ella misma podría haberlos falsificado como un simple juego (o quizás con otro propósito que hoy se nos escapa) al tener acceso a los registros por ser la hija del párroco del pueblo.

La vida de Jane se parecía a la que reflejaba en sus novelas. Pertenecía a la pequeña burguesía rural y era la séptima de ocho hermanos, seis de los cuales eran varones. Las cosas no eran fáciles para las mujeres de aquella época, estaban sometidas a un estricto control social, no disponían de dinero propio, no heredaban (cualquier familiar varón, aunque fuera el primo más lejano, heredaba antes que la esposa o las hijas del difunto), su única esperanza era casarse con alguien de posibles y, si no lo conseguían, quedaban como tristes solteronas a merced de la caridad de algún pariente.  Eso fue lo que les pasearía a las mujeres Austen (Jane y su hermana Cassandra, ambas solteras, y su madre después de enviudar).

Baños romanos de Bath.
Foto cortesía de Marifé.

Jane pasó una buena parte de su vida en Steventon, pero luego tuvo que marcharse a Bath. La ciudad era famosa ya desde tiempos del emperador Claudio por sus aguas medicinales de las que se decía que lo curaban todo. Ya había estado en la localidad acompañando a uno de sus hermanos que fue tratado en el balneario. La joven había llegado a ambientar escenas de sus novelas allí, pero la ciudad le era tan detestable que cuando su padre le comunicó que  se mudaban a Bath, Jane se desmayó de la impresión.

En 1801 ya estaban instalados. Todo fue bien al principio, Jane tenía tanta vida social que apenas escribía. Le gustaba pasear todos los días por los Sydney Gardens, incluso estaba suscrita (en la época había muchos parques de pago). Era toda una atracción con sus cascadas, sus cuevas y las ruinas de un castillo, incluso tenía un laberinto donde los jóvenes enamorados podían perderse por el módico precio de tres peniques, aunque corrían el riesgo de extraviarse verdaderamente y no encontrar la salida en muchas horas. Por la mañana se servía un desayuno, al mediodía se bailaba y por la noche se encendían innumerables lámparas de gas para iluminar la cena mientras un concierto amenizaba la velada y los fuegos artificiales cerraban la jornada a las diez de la noche.
El puente Pulteney atraviesa el río Avon en Bath (1773)
Foto cortesía de Marifé.

Estatua de cera con el aspecto
que debió tener Jane Austen
según los estudios forenses.
En el Jane Austen Center.
Foto cortesía de Marifé.
Muchas tardes, los Austen tomaban su afternoon tea de la marca Twinings (que sigue comercializándose) y era Jane la encargada de prepararlo con esmero y servirlo en una taza sin asa (al estilo chino) con unos panecillos ingleses con mantequilla. El té era un producto muy caro que había que guardar bajo llave (quizá para evitar tentaciones al servicio, que se conformaba con comprar hojas de té usadas). Después jugaban a las cartas. Sabemos que el speculation era el juego preferido de nuestra escritora y que se apostaba con la chaqueta del revés, para atraer a la buena suerte.

Pero no todo eran diversiones en Bath, junto a los enfermos leves, también estaban los graves que apenas podían moverse de la cama y era frecuente ver a sus familiares pedir voz en grito una sedan chair, o silla de mano, con la que trasladar al doliente hasta los baños. Por la noche daba impresión ver a los maleducados porteadores llevando al enfermo (o a una señorona que no quería embarrarse las enaguas) mientras el link-boy (un muchacho con una antorcha) les iluminaba el camino. Aún quedan algunos matacandelas por las calles.

Durante los cinco años que vivieron en Bath, la familia Austen fue sufriendo un progresivo empobrecimiento que se materializó con la necesidad de mudarse a viviendas cada vez más pequeñas, humildes y en lugares más deprimidos. Entonces fue cuando Jane y Cassandra se dieron cuenta de la enorme importancia del dinero y lo absurdo de las convenciones sociales y, aunque parecía no pesarles el hecho de ser solteras y no contar con el respaldo de un marido, tuvieron que vivir las humillaciones derivadas de su precaria economía.



Cada mes de septiembre, desde el año 2001, se celebra un festival en  Bath en honor a Jane Austen. Aunque ella odiaba aquel lugar, es, precisamente allí, donde se congregan todos los años miles de admiradores de la escritora y se disfrazan al estilo georgiano, haciendo retroceder el tiempo en la famosa ciudad de los balnearios. Para celebrar el bicentenario serán mayores los festejos y los actos que acogerá esta famosa localidad.

Recreación de como pudo ser el
escritorio de Jane Austen en el museo
dedicado a ella en Bath.
Foto cortesía de Marifé.
El Jane Austen Center (situado en Gay Street, la misma calle donde vivieron los Austen) tiene una magnífica colección de muebles, vestuario y tienda de recuerdos donde abundan las postales y diversos objetos que recuerdan el amor de la heroína Elizabeth Bennet y el señor Darcy en Orgullo y prejuicio. No faltan alusiones a las muchas versiones cinematográficas y televisivas que se han hecho, siendo la más querida por los ingleses la que la BBC filmó con Colin Firth encarnando al prejuicioso y orgulloso protagonista y que paraliza el país cada vez que se repone en televisión una vez al año, como ya contamos aquí.   

Además podemos refrescarnos en cualquier bar de la ciudad con un cóctel inspirado en alguno de los personajes de Austen, como el Lizzy B, el Darcy o el Northangover Abbey.

En el piso superior del Jane Austen Center hay una cafetería donde está colgado el retrato del señor Darcy.
Las camareras te sirven el té al más puro estilo siglo XIX y van vestidas con trajes de la época.
Foto cortesía de Marifé.



Tras la muerte de su padre, Jane, acompañada de Cassandra y su madre, se trasladó a vivir con su hermano Frank (que estaba casado y tenía varios hijos) a Southampton donde ya había pasado algunos periodos de su vida. Allí, nuestra escritora continúo con sus largos paseos, admirando los paisajes de la campiña, los restos medievales y las murallas y encontrando inspiración para sus novelas. Frank, que era capitán naval, las llevaba de excursión por el río hasta Northam donde se construían los buques de guerra. Allí vivieron tres años hasta que decidieron dejar a Frank en la intimidad de su hogar y mudarse a Chawton, llevando consigo a Martha Lloyd, una buena amiga de la familia.


Este año Southampton recoge numerosos actos para conmemorar el 200 aniversario de la muerte de Jane Austen. Quien viaje al condado de Hampshire podrá pasear por la campiña que inspiró a la famosa escritora, asistir a charlas, exposiciones y obras de teatro.


En Chawton, las cuatro mujeres tuvieron que vivir modestamente en una pequeña casita que su hermano Edward (adoptado por unos familiares ricos y heredero de una gran fortuna, como en las novelas de Jane) tuvo a bien cederles. Allí pasó los últimos ocho años de su vida.

A pesar de las estrecheces, a Jane le agradaba aquello y la tranquilidad que se respiraba le permitió dedicarse de pleno a la escritura. Le gustaba ponerse en una mesa redonda muy pequeña que se encontraba situada en el salón, porque la puerta chirriaba al moverse y la avisaba de la llegada de alguna visita con tiempo suficiente para guardarse el escrito en el escote.

Así, a escondidas y solo con el conocimiento de su hermana y su madre, Jane había escrito ya varias novelas. Pero fue en Chawton, en aquella mesita y con la puerta chirriante que nunca quiso arreglar, donde revisó Sentido y Sensibilidad (publicada en 1811), Orgullo y Prejuicio (1813) y La Abadía de Northanger (1818) y escribió Mansfield Park (publicada en 1814), Emma (1816) y Persuasión (publicada en 1818.) Sus hermanos, que hacía un tiempo que habían descubierto que Jane escribía, decidieron ayudarla a publicar sus obras (inicialmente bajo pseudónimo). La primera novela que vio la luz fue Sentido y Sensibilidad. Después se fueron publicando las demás.
Inicio del capítulo 5 de "Sentido y sensibilidad". Reverso de una postal
editada y de propiedad intelectual de Winchester Cathedral Scribes 2007.


La casa de Chawton se convirtió en 1947 en el Jane Austen’s House Museum y es allí donde se conserva aquella mesita redonda donde escribió sus grandes obras y diversos muebles y objetos que le pertenecieron. Para el bicentenario han reproducido el papel pintado original de dos de las habitaciones para acercar más la Casa Museo al aspecto que tenía cuando Jane la habitaba.



De Jane AustenCreated in vector format by Scewing - British National Archives, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15280085
Firma de Jane Austen.
https://es.wikipedia.org/wiki/Jane_Austen
Finalmente Jane enfermó de gravedad y se trasladó a Winchester para intentar recuperarse, aunque ella misma sabía que no lo conseguiría. Solo unos pocos meses estuvo en esta localidad, alojada en una casa muy cercana a la catedral donde se encuentra enterrada (no por ser escritora, sino por su vinculación a la Iglesia al ser hija y hermana de reverendos anglicanos) y en su epitafio no se menciona nada sobre su obra literaria. Tuvieron que pasar más de 50 años para que se colocara una placa conmemorativa indicando su condición de escritora.

lunes, 21 de agosto de 2017

El frío que vino del aire acondicionado


Quizá no te resulte extraño cruzarte por la mañana temprano con varias personas vestidas con chaqueta, lo que si puede sorprenderte es hacerlo en una de esas ciudades donde todos los veranos antes de las 8 de la mañana los termómetros ya rozan los 30º. Entonces puede que las mires desconcertado sin comprender porqué van en manga larga e incluso con un pañuelo alrededor del cuello. La respuesta es sencilla.

https://pixabay.com/es/term%C3%B3metro-fr%C3%ADo-caliente-verano-890779/Mientras hay profesiones que echan de menos el aire acondicionado, hay otras que lo echan de más. En las oficinas, la temperatura suele ser tan baja que parecen un frigorífico o un pingüinario, directamente. No cesan de escucharse toses y hay bastantes personas que sufren bronquitis crónicas que no amainan en verano. Cuando sales del trabajo aún con la rebeca puesta, tienes la cara, las manos y los pies helados, la ropa está fría y aún permanece así durante un buen rato. Entras en el autobús y el aire gélido te traspasa, se abren las puertas del centro comercial y se desata el más crudo invierno de forma repentina. ¿Quién se atreve a meterse en el probador de una tienda de moda y quitarse la ropa para ver cómo te quedan las prendas de verano? Probarse un abrigo parece más apropiado en esas circunstancias.

Seguro que el aire acondicionado no se inventó para vivir un auténtico invierno en manga corta en julio y agosto, bien porque el aparato no funciona correctamente y se crean corrientes, o bien porque se convierte en un arma en manos de gente que lo maneja inconscientemente.

Pero que nadie se lleve a engaño, el aire acondicionado no se ideó para que las personas estuviésemos fresquitas en verano, aunque sea el primer motivo que se nos pasa por la cabeza, sobre todo si tenemos en cuenta que desde la antigüedad se pensó en cómo suavizar las altas temperaturas que se alcanzaban en verano en las zonas más cálidas del planeta.

Creemos que el abanico ya existía en la prehistoria, aunque la primera prueba que tenemos data del año 3000 a.C. Esta no era una solución demasiado efectiva, así que no faltaban quienes ideaban métodos rudimentarios para mantener fresca la casa. Una de las medidas más comunes era orientar con cuidado la fachada, situar puertas y ventanas en lugares donde pudieran generar corrientes de aire, poner patios, fuentes, y elegir bien la altura de los techos. Para mantener fríos los alimentos se utilizaba nieve y los romanos llegaron a fabricar su propio hielo.

Parece ser que los primeros que pudieron disfrutar de una especie de “aire acondicionado” fueron los faraones egipcios mediante un complicado método de enfriamiento de las piedras que formaban algunas habitaciones del palacio: miles de esclavos desmantelaban las paredes durante la noche, transportaban los bloques al desierto (que tiene muy bajas temperaturas nocturnas) y, una vez enfriadas, las llevaban de vuelta al palacio para que el faraón disfrutara durante el día de un ambiente mucho menos caluroso que en el exterior del edificio.

https://es.wikipedia.org/wiki/Nevero_artificial
Antiguo nevero en la montaña.
Las soluciones más extendidas desde las primeras civilizaciones hasta el siglo XX,  fueron los neveros y las casas de hielo, una especie de pozo que se llenaba de nieve en invierno y se recubría para disfrutar de hielo durante el resto del año. Así, la gente poderosa, podía disfrutar de una casa de hielo en su propio patio. Para los que pudieran permitírselo, existían unos establecimientos especializados donde se vendía nieve procedente de casas de hielo o de las montañas (iban por las noches con una mula y regresaban al amanecer con la nieve), pero era mucho más caro un poco de hielo que una jarra de vino.

Los musulmanes refrescaban el ambiente, creando todo un sistema de pequeños canales de agua que corrían por el suelo, con las altas temperaturas del día, el agua se evaporaba y el calor disminuía un poco.

https://es.wikipedia.org/wiki/Nevero_artificial
La pintura Els nevaters de la Massanella (1750) de
Jaume Nadal muestra la recogida de la nieve en la sierra.

Hubo que esperar a 1842 para que Lord Kelvin ideara lo que se convirtió en el principio del aire acondicionado (un circuito frigorífico hermético basado en la absorción del calor a través de un gas refrigerante).

A principios del siglo XX, la Buffalo Forge Company, que fabricaba calentadores, sopladores y dispositivos de extracción de aire, contrató al jovencito Willis Carrier, recién graduado en ingeniería industrial y lo asignó al departamento de sistemas de calefacción para secar la madera y el café. Uno de sus clientes, la compañía litográfica y de publicaciones de Brooklyn, Sackett-Wilhelms, se quejaba de que los efectos del calor en el papel y la tinta les impedían fijar los colores, con lo que no conseguían una buena impresión a cuatro tintas.

https://pxhere.com/es/photo/876927Un día de 1902, mientras esperaba el tren en el andén de la estación de Pittsburgh, Carrier seguía dándole vueltas a una posible solución para su cliente mientras miraba la espesa niebla que lo rodeaba, y entonces se le ocurrió: podía secar el aire haciéndolo pasar por agua. Se puso a trabajar en ello y pronto tuvo lista una máquina que, mediante tubos enfriados, controlaba la temperatura y la humedad. Este fue el primer aparato de aire acondicionado de la historia. Lo llamó “aparato para tratar el aire” y lo patentó en 1906 (aunque el término “aire acondicionado” lo creó Stuart H. Cramer al patentar otra máquina parecida). En 1911 reveló su fórmula a la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos.

El éxito de su invento no se hizo esperar, pues las industrias textiles del sur del país, que también tenían problemas en su producción a causa del calor y la humedad, compraron los dispositivos.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, la empresa donde trabajaba Carrier se centró en la fabricación de material militar y eliminó el departamento de aire acondicionado. Entonces Carrier se lanzó, junto a unos amigos, a crear su propia empresa, la Carrier Engineering Corporation. En 1924 instalaron el aire acondicionado en el sótano de unos grandes almacenes, y ésta vez el público no salió mareado, sino encantado con el cambio. Al año siguiente, el Teatro Rivoli de Nueva York, donde se proyectaban las películas del momento, contrató sus servicios y vio como se formaban largas colas en la entrada, aunque las señoras no se fiaban todavía del invento y llevaban su abanico en la mano. El éxito fue tan grande que, poco después, no solo las salas de cine tenían aire acondicionado, también lo adquirieron los hospitales, las oficinas, los aeropuertos y los hoteles. En esta década empezaron a comprarlo también los particulares, y, la posibilidad de controlar el calor dentro de casa, fue uno de los motivos por los que la población inició una gran migración a la zona sur del país.

https://ahombrosdegigantescienciaytecnologia.wordpress.com/2015/07/17/un-invento-revolucionario-el-aire-acondicionado/
Publicidad  del aire acondicionado y colas en la puerta
 del Teatro Rivoli de Nueva York.

El control del calor y la humedad fueron fundamentales en la industria de los alimentos (podían refrigerarse y transportarse mucho mas lejos), los textiles, las medicinas, los plásticos, la construcción (se pudieron levantar edificios de más de 20 plantas) y hasta en los circuitos electrónicos que luego proporcionaron tantos adelantos en la tecnología y la informática.

Carrier no paró de investigar y mejorar sus equipos. Pero llegó el crack del 29 y la Gran Depresión, lo que congeló las ventas. Al término de la Segunda Guerra Mundial la empresa se recuperó alcanzando un gran éxito en el mercado internacional.

Carrier es considerado el padre del aire acondicionado y su fórmula sigue siendo fundamental a día de hoy. La empresa Carrier sigue funcionando actualmente.
https://pixabay.com/es/aire-acondicionado-hotel-instalaci%C3%B3n-32321/

miércoles, 9 de agosto de 2017

Casi inmortales II


Como ya contábamos, estos días (del 9 al 13 de agosto de 2017) tiene lugar en San Diego (California) el festival RAAD: Revolution Against Aging and Death, del que nos hablaba José Luis Cordeiro.

Durante la entrevista en el programa Cuarto Milenio, Iker Jiménez le preguntó si creía que hay poderes a los que no les interese esta revolución, ni que esto llegue al gran público, a lo que Cordeiro respondió afirmativamente, pero dijo estar seguro de que todos estos avances se vivirán en los próximos 30 años y que los tratamientos se democratizarán, llegando a estar al alcance de todo el mundo. Su deseo es que este tema se conozca y que la sociedad apueste por ello e invierta en las tecnologías que no solo nos convertirán en inmortales, sino que además rejuvenecerán a todos los que se sometan a los tratamientos. Esto logrará que todos vivamos muchos más años sanos y jóvenes, que estemos en pleno uso de nuestras facultades, que la sociedad sea mejor y que la muerte sea una opción. Para ello cuenta con convencer a todos aquellos médicos y científicos que los miran con recelo, que no creen en los avances que, según él, ya se están realizando a día de hoy, y les pide que abran la mente, porque solo así podrán ser mejores médicos. Cordeiro está convencido de que estamos en la época que verá la última generación mortal y la primera inmortal, que son los mejores tiempos para estar vivos, porque pronto conseguiremos vivir eternamente jóvenes y asegura que en 2045 asistiremos a la muerte de la muerte.

https://twitter.com/navedelmisterio/status/879082827370950657
Un momento de la entrevista.

Cordeiro no es el único científico que cree que rejuvenecerá y será inmortal. Son muchos los que están seguros de que no van a morir. David Wood piensa que hay un 50% de posibilidades de que en el año 2040 seamos inmortales. Valerija Udalova (científica de KrioRus) cuenta que tienen a 53 personas criopreservadas, muchos más contratos para el futuro y que ella misma se va a criopreservar para ser reanimada en el futuro. Max More dice que en el futuro nadie tendrá edad y que, incluso la gente que cree que envejecer es bonito, elegirá no hacerlo. Aubrey de Grey contempla la posibilidad de que la gente muera por accidentes inusuales, nuevas enfermedades que aún no tengan cura o por guerras, pero que la mayoría podrá vivir cuanto quiera.

¿Están en lo cierto o se equivocan?

Una importante parte de la comunidad científica no cree que los avances que se están consiguiendo lleven hacia la juventud eterna y la inmortalidad. Los médicos piensan que puede aumentarse la longevidad y dar mayor calidad de vida a las personas durante más tiempo, pero no revertir el envejecimiento real ni, mucho menos, llegar a ser inmortales.

En un mundo donde sus habitantes se multiplican exponencialmente pese a los bajos índices de natalidad de algunos países, los millones de muertes por epidemias y hambrunas (que siguen asolando el hemisferio sur), las guerras, las enfermedades incurables, los accidentes y las alarmas sanitarias que saltan cada cierto número de años; la superpoblación sigue suponiendo un grave problema que no tiene visos de solucionarse. Estamos en un planeta que se agita con huracanes, tornados, terremotos, maremotos y erupciones volcánicas; donde el cambio climático sube la temperatura cada año, derritiendo los polos, elevando el nivel del mar, desertizando amplias regiones y provocando catastróficas inundaciones en otras. En medio de todo ello nos encontramos también con los problemas sociales y económicos derivados de las crisis que han azotado a los países desarrollados, mientras los que siguen en vías de desarrollo viven en una crisis perpetua que los obliga a emprender migraciones forzosas. El endeudamiento, el empobrecimiento, la preocupación por el empeoramiento de las condiciones laborales y de los salarios, la pérdida del empleo y la escasa esperanza de reincorporarse al mercado laboral a edades todavía jóvenes, el temor a no poder pagar el alquiler o ser desahuciados, el miedo a no llegar a cobrar una jubilación cuando acabe nuestra vida laboral, todo ello pesa sobre nuestras cabezas como una espada de Damocles.

https://www.youtube.com/watch?v=02BE4E6w8EQ
La contaminación y el cambio climático amenazan el planeta.

Claro que querríamos ser todos jóvenes, sanos y vivir mucho tiempo… pero ¿se puede en estas condiciones? ¿Puede nuestro planeta o un sistema social y económico proporcionar el trabajo, el alimento, la casa, la sanidad y el bienestar necesarios para que todos vivamos ese sueño? No me cabe duda de que ellos, los que creen en la inmortalidad, también lo han pensando y que, entre sus planes, cuentan con que se crearán bases espaciales y habitaremos Marte y otros planetas. ¿De verdad en el 2045 será así?

Dicen que viviremos en un mundo sin edad, donde nadie querrá envejecer y donde lo popular será ser eternamente jóvenes. Ya estamos en ese mundo en el que nadie quiere envejecer. En nuestra sociedad actual ya sufrimos suficientes presiones para mantenernos jóvenes el máximo tiempo posible, porque en nuestro mundo occidental la idolatría hacia la juventud llega a límites insospechados, la tiranía de la juventud se impone; la culpabilización, la humillación, la frustración y, finalmente, la invisibilidad que sufren millones de personas al ir envejeciendo (sobre todo las mujeres) nos obligan a intentar retrasar la llegada de las arrugas y demás signos de envejecimiento con la cirugía estética y con miles de dólares invertidos en cremas “milagro”. Es la cosmética la que se lleva una sorprendente parte de nuestro dinero. Al ser ya innecesario comprar cremas antiarrugas (puesto que nunca aparecerá una en nuestro rostro), ni someternos a tratamientos estéticos convencionales ¿los grandes del sector se quedarán cruzados de brazos mientras sus negocios se vuelven obsoletos? Lo más sensato sería unirse a las terapias de eterna juventud que nos ofrecen estos científicos, pero ¿lo harán? ¿O tomarán el camino de otras grandes compañías que siguen comprando patentes de inventos para guardarlos en un cajón y que no vean la luz?

Nunca he dado mucho pábulo a los conspiranoicos pero, en caso de alcanzar la juventud eterna ¿nos permitirán los grandes poderes que mueven el mundo acceder a todo lo conseguido por los científicos o lo dejaran en secreto para ellos solos?
https://www.flickr.com/photos/jamescridland/613445810
La superpoblación.

Por suerte ya han pasado los tiempos en que los grandes conquistadores querían someter bajo su mandato a toda la tierra conocida… ¿o no? No quiero imaginarme si hubiesen tenido acceso a esa tecnología y se hubiesen convertido en inmortales personajes de la talla de Alejandro Magno, César, CarloMagno, Carlos V, Napoleón y Hitler. ¿Hasta dónde habrían llegado sus disputas por el control mundial siendo inmortales y contemporáneos?

Desde que los Homos se dieron cuenta de lo que suponía realmente la muerte, se hicieron las primeras preguntas transcendentales  y descubrieron la “protofilosofía” o la “protoreligión” nos hemos preguntado que había en el más allá. Las grandes religiones han intentado dar respuesta y son muchos los que creen que nos reencarnaremos o que resucitaremos llegado el momento; otros confían en reunirse con su dios y sus familiares perdidos en un lugar mejor  y los, cada vez más numerosos, ateos creen que no hay nada.

¿Sabrán los científicos cómo reanimar a los criopreservados una vez  haya llegado la fecha en la que pidieron ser “despertados”? Porque hasta el momento, o por lo menos que se sepa, no se ha reanimado a ninguno. Y de lograrlo con éxito ¿serán ellos mismos? ¿Seguirá su alma (si es que tenemos alma) habitando un cuerpo muerto y congelado durante décadas o cientos de años?

Mientras todo esto sucede, los parapsicólogos siguen haciéndose preguntas, persiguiendo fantasmas, grabando psicofonías, intentando comunicarse, por medios tradicionales o utilizando la más alta tecnología, con el más allá.


En una cosa tiene Cordeiro razón y es que este tema no merece discusión. La respuesta nos llegará dentro de 30 años y podemos esperarla tranquilamente (los que sigan aquí, sería muy triste morir a un paso de conseguir la inmortalidad), el tiempo pasa demasiado deprisa, pero no tendremos ya que preocuparnos por los años cumplidos, porque en 2045, tengamos la edad que tengamos, nos rejuvenecerán y tendremos toda la vida por delante… ¿o no?

https://pixabay.com/es/la-tierra-mundo-550157/
La Tierra.


viernes, 28 de julio de 2017

Casi inmortales I


Uno de los mayores y más recurrentes sueños del hombre ha sido alcanzar la inmortalidad, y, según algunos científicos, estamos próximos a conseguirlo. El miércoles 9 de agosto de 2017 se celebra en California el RAAD: Revolution Against Aging and Death.

El deseo de que la vida eterna sea una realidad nos lleva persiguiendo desde el principio de los tiempos. En la Biblia se nos habla de los patriarcas más longevos, personas que llegaron a edades que no nos atreveríamos ni a soñar, como el famoso Matusalén que da origen al dicho “es más viejo que Matusalén”, pues, según la Biblia, llego a vivir 969 años. Al club de los longevos se unen Yéred con 962 años o el mismísimo Noé, que a pesar de haber vivido un diluvio, o quizá por ello, llegó a alcanzar los 950 años.

Este anhelo universal ha llevado a crear leyendas, cuentos, novelas o películas donde no faltan personajes que hacen cualquier cosa por conseguir ser inmortales, y si puede ser sin envejecer, mucho mejor. Algunos de ellos son ejemplos de longevidad inaudita, pero otros tienen un trágico destino. En El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde nos habla de un personaje que logra mantenerse joven mientras es su retrato el que envejece por él.

También existieron personas reales que buscaron desesperadamente las famosas fuentes de la eterna juventud y el Santo Grial (al que, entre sus muchos atributos, se le otorga el de dar la vida eterna). El mismísimo emperador de China, Quin Shi Huang, que vivió alrededor del año 200 a. C. buscó incansablemente el elixir de la inmortalidad, pero acabó pereciendo y siendo enterrado en un impresionante mausoleo junto con 8000 guerreros y caballos de terracota a tamaño natural, conocidos como los Guerreros de Xian, que hoy en día son Patrimonio de la Humanidad.

https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Xian_guerreros_terracota_detalle.JPG
Guerreros de terracota . Patrimonio de la Humanidad.

Si nos ceñimos a lo que hemos podido comprobar científicamente, nos encontramos que la esperanza de vida en la prehistoria estaba en 20 años y los que vinieron milenios después tampoco consiguieron vivir mucho más. En la antigua Roma, por ejemplo, la esperanza de vida se cifraba en 28 años y en la Edad Media en 30… Eso no significa que no hubiera personas que alcanzaran los 70 años, pero eran tan pocos, que nadie confiaba en conseguirlo. El aumento de la esperanza de vida no crecería espectacularmente hasta bien entrado el siglo XX. En 1900 los europeos vivían alrededor de los 32 años, pero cien años después la esperanza de vida se cifra en 83. Son muchos los científicos que se han preguntado a qué se deben estos resultados y han concluido que esas personas que nacieron cuando aún no teníamos los avances médicos actuales, fueron las últimas en las que se cumplía aquello de que solo los más fuertes sobrevivían. Mientras que muchos miembros de su generación perecían en la infancia o adolescencia, ellos sobrevivieron y luego pudieron beneficiarse de las vacunas y demás avances por lo que han multiplicado exponencialmente la esperanza de vida. Si hace un siglo una persona con 32 o 33 años ya se consideraba vieja y pensaba que le quedaba poco tiempo de vida, las personas de hoy en día esperamos alcanzar los 80 o 90 años. La higiene, la mejora en la alimentación y la medicina han conseguido este milagro al que aspiraban muy pocos en épocas anteriores.

¿Cuál será realmente el límite de edad que puede alcanzar un ser humano? Existe un lugar llamado Valle de Hunza, en el norte de Pakistán, que es conocido por poseer las más altas montañas del planeta y al que se le da un elocuente nombre: el Valle de los Inmortales. Allí vive la población más anciana del mundo, con un alto porcentaje de personas con nada menos que 130 años. Según cuentan los investigadores que han acudido al lugar para estudiar las causas de esta longevidad, puedes estar subiendo una alta montaña a tus 40 años para ver cómo te adelanta un señor de 100. Claro que no existen partidas de nacimiento, ni documentación que acredite la veracidad del testimonio que dan estos viejísimos hombres sobre su edad, aunque sí se han sometido a estudios genéticos que muestran que no yerran mucho en sus cálculos.

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Archivo:Building_in_Karimabad.jpg
Valle de los Inmortales (Valle de Hunza, Pakistán).

La persona más anciana del mundo, comprobada documentalmente, era Emma Morano, una italiana que murió en abril de 2017 con 117 años de edad, siendo la última persona del siglo XIX que quedaba con vida. Su abuela había llegado a los 100, su madre superó los 90 y uno de sus hermanos murió con 102 años.

Pero, como decíamos al principio, un grupo de científicos asegura que ha encontrado el secreto de la inmortalidad y de la juventud eterna, aún más, afirman que pueden rejuvenecer a las personas.

Hace poco más de un año vi en televisión un reportaje sobre las últimas investigaciones que apuntaban a que habían dado con el “elixir” de la eterna juventud y que aspiraban a la inmortalidad. No hablaban de aumentar la esperanza de vida a 130 o 150 años, como otros científicos, que ya me habían parecido demasiado optimistas, sino de que la muerte pudiera convertirse en una opción que muy pocos elegirían. Los propios investigadores, en un programa científico, afirmaban con toda seriedad que ellos no iban a morir. Confieso que no me creí nada y apagué la tele antes de que acabara el reportaje.

Pero hete aquí, que hace poco me encontré viendo una entrevista a José Luís Cordeiro, licenciado en Ingeniería Mecánica por Cambridge, fundador de la Singularity University en Silicon Valley, miembro de la World Academy of Art and Science, director de Millennium Project y una eminencia reconocida a nivel mundial. En mayo se encontraba en España presidiendo la Primera Cumbre Internacional de Longevidad y Criopreservación e invitando a los oyentes a acudir entre el 9 y 13 de agosto de 2017 a San Diego (California) donde se celebrará el congreso RAAD: Revolution Against Aging and Death con más de 2000 asistentes, a la par que ya comenzaba a hacer publicidad del libro que está escribiendo y que lanzará en Barcelona el día de Sant Jordi de 2018 llamado La muerte de la muerte.  Este hombre, con tantos títulos, nos explicaba con total convicción que él no va a morir, que dentro de 20 años será más joven que ahora, que los científicos de hoy en día van a matar a la muerte. Afirmaba que no es magia, ni ciencia ficción, que será realidad en un par de décadas y que no hay discusión posible sobre ello. De nuevo estuve tentada de apagar la tele, pero me quedé a escuchar qué pruebas irrefutables eran esas que no admitían que se pusieran en duda unas afirmaciones tan fantasiosas como increíbles.

En el reportaje que había visto un año antes ya se hablaba de las investigaciones de la doctora española María Blasco que ha conseguido triplicar la vida de los ratones. Pero además se ha logrado con las mosquitas de la fruta y con varias especies de gusanos. Con esto estaríamos hablando de alargar la vida, pero lo que Cordeiro asegura es que dejaremos de envejecer y no moriremos porque en la naturaleza ya existen organismos sencillos que lo hacen de forma natural como la hidra, una variedad de medusa y algunos corales.
https://pixabay.com/es/corales-blandos-coral-hongo-mar-79937/
Corales marinos.


Estos científicos han dejado de tratar el envejecimiento como algo inevitable y han pasado a investigarlo como una enfermedad para la que están buscando cura.

Los grandes nombres de la informática están apostando por utilizar sus avances tecnológicos para curar enfermedades. Sus razonamientos son que, como ya se puede secuenciar el genoma humano, se descubrirán las mutaciones que provocan enfermedades como el cáncer y se podrán “reparar”. Microsoft espera poder curar el cáncer en 10 años, Google ha creado Calico (California Life Company) para buscar la cura al envejecimiento, IBM ha sacado un doctor de inteligencia artificial y Mark Zuckerberg (cofundador de Facebook) junto a su mujer Priscilla, que estudió biología y se doctoró en medicina por la Universidad de Harvard, han creado un centro de biotecnología en San Francisco para curar todas las enfermedades (incluyendo el envejecimiento).

En 1951 se detectó que el cáncer no envejece y es biológicamente inmortal. Tampoco envejecen las células germinales y su estudio está dando grandes esperanzas a la medicina regenerativa.

https://pixabay.com/es/tiempo-relojes-reloj-de-arena-2387976/

En 1985 se descubrió que la telomerasa (enzima contenida en las células de la línea germinal, en tejidos fetales y en células madre) permite el alargamiento de los telómeros (los telómeros se acortan con cada división celular después del nacimiento, precisamente porque el cuerpo reprime la telomerasa en la células maduras). Todos estos hallazgos ya se están aplicando en tratamientos experimentales y los primeros resultados positivos no se han hecho esperar, mostrando a los científicos que las células pueden rejuvenecerse.


Liz Parrish, conocida como la paciente cero, se está sometiendo voluntariamente a uno de estos experimentos donde se combinan dos tratamientos: por una parte se le está inyectando telomerasa (para que sus telómeros se alarguen) y por otra, se le están reforzando las mitocondrias de las células. Así se espera revertir su envejecimiento. Como solamente lleva un año sometida a esta terapia, físicamente no se nota rejuvenecimiento, pero sus bioindicadores muestran que los telómeros se alargaron de 6.71 a 7.33kb, lo que equivale a un rejuvenecimiento celular de 20 años. Parrish estará presente en el congreso de San Diego.
https://es.wikipedia.org/wiki/Inmortalidad
Alegoría de la Inmortalidad por Valeriano Salvatierra.
 Museo del Prado. Madrid.